Del 27 al 29 de octubre se llevó a cabo el XIII FEMESS (Federación Mexicana Educación Sexual y Sexualidad) en Mérida. y dentro de los trabajos presentados hubo un estudio que se está llevando a cabo sobre la percepción que tienen los maestros en Yucatán de la impartición de la Educación Sexual Integral, y resulta que ellos no se oponen a enseñar estos contenidos, sino que la barrera más fuerte que se ha encontrado para lograr este objetivo son los padres de familia para abordar el tema en las aulas, por lo que los maestros piden trabajar en conjunto para asegurar el Derecho que tienen las infancias y las adolescencias de ejercer libremente su sexualidad.

De acuerdo con la SEP,  la  Educación Sexual Integral (ESI) tiene como objetivo: Preparar a las y los jóvenes con conocimientos, habilidades, actitudes y valores que los inspiren a cuidar su salud, asegurar su bienestar y dignidad; para desarrollar relaciones sociales y sexuales constructivas e igualitarias; para promover conductas de respeto e inclusión; para considerar cómo sus elecciones afectan su propio bienestar y el de los demás; y para entender y proteger sus derechos a lo largo de la vida.

¿Quién debe ser el responsable de la educación sexual de los niños y adolescentes? Es todavía una moneda al aire, pero lo cierto es que es un Derecho Humano, y por tanto tanto padres como Estado están obligados a prever a los menores esta formación donde informen y analicen con los menores los derechos y obligaciones sobre las implicaciones de un ejercicio pleno de la sexualidad.

El atraso en esta asignatura en la sociedad yucateca lo evidencian algunas estadísticas:

  • De acuerdo con el Consejo Nacional de Población de 2017 a 2019 nacieron en el estado 5,054 niños de madres entre 10 y 19 años.
  • La Asociación Civil Investigación y Educación Popular, detectó que los estudiantes y jóvenes que han mantenido relaciones sexuales el 84% no utiliza ningún tipo de método anticonceptivo o para prevención de Infecciones de Transmisión Sexual (ITS). El 34% declaró que la información sobre en materia de sexualidad la obtiene en la escuela.
  • En Yucatán, el 8.6% de las niñas y adolescentes entre 12 y 19 años han estado embarazadas al menos una vez; particularmente, entre las niñas y adolescentes (12-19 años) en Yucatán que tienen vida sexual activa, el 49.7% han estado embarazadas alguna vez.7 De manera puntual, en Yucatán durante 2020 el 16.59% de los nacimientos en la entidad fueron de adolescentes entre 15 y 19 años; porcentaje menor al promedio nacional de 17.37%. (INEGI,2020).
  • México ocupa el primer lugar a nivel mundial de niños menores de 14 años abusados sexualmente.

Los datos presentados nos advierten sobre una realidad que como yucatecos no estamos enfrentando de la mejor manera posible. Si bien es cierto que la Educación Sexual Integral es materia escolar, los padres deben reforzar en casa lo aprendido en la escuela o viceversa, de forma tal que se asegure que los niños y adolescentes están recibiendo la información en tiempo y formar para gestionar su autocuidado en términos de su sexualidad.

Por siglos, el tema de la sexualidad ha sido tabú en los senos de la familias, ya sea por pudor o falta de información o el fomento de prácticas indebidas. En general, no son temas que se discuten, ello puede estar ligado al desconocimiento de los padres o a los usos y costumbres sobre el tema que se han transmitido por generaciones.

De acuerdo a los datos presentados en el Congreso por la Doctora Rossana Achach, el 80% de los maestros en Yucatán coinciden en que es necesaria la participación de los padres para llevar a cabo la Educación Sexual Integral.

La ESI, no sólo es un tema que atañe a la salud sexual y reproductiva o la identidad de género, es fundamental para prevenir la violencia sexual. En la medida que escuela y padres de familia construyan estos conocimientos en los niños y jóvenes, existe una gran posibilidad de disminuir los riesgos de llevar a cabo prácticas sexuales riesgosas, embarazos no deseados, discriminación por identidad de género, violencia y acoso sexual. De momento los papás andan atrasados haciendo la tarea, las cifras son contundentes, por lo que lo más asertivo será acercarse a la escuela a la que acuden los hijos y empezar a mover el tema dentro de la comunidad escolar.

ENLACES RELACIONADOS