Enfermedades crónicas vs. Golpes de calor

Los niveles de calor que estamos sintiendo hoy día propician golpes de calor, de los cuales todos podemos ser víctimas y de uno de ellos si no tomamos las medidas preventivas necesario, en particular las personas que padecen alguna enfermedad crónica, un golpe de calor puede comprometer más su salud al agravar diversas condiciones médicas preexistentes. Algunas enfermedades que pueden verse exacerbadas por golpes de calor incluyen:

Enfermedades cardiovasculares: Las personas con enfermedades del corazón, como insuficiencia cardíaca congestiva o enfermedad coronaria, pueden tener dificultades para regular su temperatura corporal durante un golpe de calor, lo que puede agravar su condición.

Enfermedades respiratorias crónicas: Pacientes con asma, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) u otras enfermedades respiratorias pueden experimentar dificultades respiratorias adicionales durante un golpe de calor, ya que el calor puede empeorar los síntomas de estas enfermedades.

Diabetes: Las personas con diabetes pueden ser más susceptibles a los golpes de calor debido a problemas con la regulación de la temperatura corporal y al riesgo de deshidratación.

.

Obesidad: Las personas con sobrepeso u obesidad pueden tener más dificultades para regular su temperatura corporal y pueden ser más propensas a sufrir un golpe de calor.

Enfermedades renales: Las personas con enfermedad renal crónica pueden tener problemas con la regulación de electrolitos y líquidos, lo que aumenta su riesgo de sufrir complicaciones relacionadas con el calor.

Hipertensión arterial: La presión arterial puede aumentar en condiciones de calor extremo, lo que puede ser problemático para las personas con hipertensión arterial.

Es importante para las personas con estas condiciones médicas tomen precauciones adicionales durante períodos de calor extremo y estar atentas a los síntomas de un golpe de calor, como mareos, confusión, debilidad, náuseas y piel enrojecida y caliente. Si alguien experimenta estos síntomas, es crucial buscar atención médica inmediata.

Los golpes de calor son una condición seria que puede ocurrir cuando el cuerpo se sobrecalienta debido a la exposición prolongada a altas temperaturas y a la deshidratación. Los síntomas pueden variar en gravedad, pero es importante reconocerlos y buscar ayuda médica si es necesario. Algunos de los síntomas de un golpe de calor pueden incluir:

Calor extremo y sudoración excesiva: La persona afectada puede tener la piel caliente al tacto y estar sudando profusamente.

Debilidad o mareos: La persona puede sentirse débil, mareada o con sensación de desmayo.

Confusión o alteración mental: Puede haber confusión, desorientación, irritabilidad o cambios en el comportamiento.

Náuseas o vómitos: La persona puede sentir náuseas o tener vómitos.

Pulso rápido y respiración rápida: El pulso puede estar acelerado y la respiración puede ser rápida y superficial.

Dolor de cabeza: La persona puede experimentar dolor de cabeza intenso.

Piel enrojecida y caliente: La piel puede estar enrojecida y sentirse caliente al tacto.

Pérdida de la conciencia: En casos graves, la persona puede perder el conocimiento.

ENLACES RELACIONADOS

10% DE DESCUENTO
a miembros del
Club del Ciudadano Informado
20% DE DESCUENTO
a miembros del
Club del Ciudadano Informado
20% DE DESCUENTO
a miembros del
Club del Ciudadano Informado