ArtículosSalud

Depresión: más allá de la tristeza y el «échale ganas»

‘Estoy depre’ no debe decirse a la ligera; la depresión es cosa seria y hay que atenderla.

Aun cuando se relacionen, la tristeza y la depresión no pueden usarse como sinónimos; la primera, es un estado emocional que se presenta luego de vivir una situación difícil (muerte o alejamiento de un ser querido, pérdida de empleo, accidente, robo, enfermedad, entre otras), mientras que la depresión es un trastorno cuya causa o detonante no es siempre identificable.

Generalmente, la tristeza es pasajera y tiende a disminuir con el paso de los días; llorar o hablar del sentimiento con otras personas, puede resultar favorable para dejarla atrás; sin embargo, cuando la tristeza no cede y se extiende, impidiendo que la persona sea funcional, podría ser una señal de depresión.    

Algunas personas, cuando se sienten tristes o desanimadas suelen expresar: «ya me dio la depre» a manera de broma, sin reparar en la gravedad que entraña una auténtica depresión, considerada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como «la principal causa mundial de discapacidad» al afectar a un 3.8%, aproximadamente, de la población total, lo que quiere decir que cerca de 280 millones de personas padecen depresión en este momento.

Dentro del Plan de Acción sobre Salud Mental 2013-2030 de la OMS, se especifican las etapas necesarias para brindar una intervención a los pacientes con depresión, al tiempo que en el Programa de Acción para Superar las Brechas en Salud Mental, se incluye a la depresión como una de las afecciones prioritarias para su atención.

El malestar crónico ocasionado por una depresión afecta la rutina diaria; según la Asociación Americana de Psicología (American Psychological Association), conocida como APA por su nombre en inglés, se trata del trastorno mental más común y quienes la sufren pueden experimentar cambios físicos, cognitivos y sociales que incluyen: alteración de los hábitos de alimentación o del sueño, falta de energía y motivación, dificultad para concentrarse o tomar decisiones, retiro de las actividades sociales e incluso pensamientos y actos suicidas.

Por ello, es imprescindible que todos los casos de depresión, aun si son leves o moderados, sean tratados por un profesional (psicólogo o psiquiatra); la buena noticia es que este trastorno puede ser tratable si se diagnostica a tiempo y se tiene el acompañamiento profesional adecuado… porque decir «échale ganas» no es suficiente y resulta una frase nada empática con quienes se encuentran deprimidos.

De acuerdo con el Boletín Epidemiológico del Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica, el número de casos de depresión en Yucatán creció 79 por ciento del 2021 al 2022. Hasta el 25 de junio del año pasado, se registraron mil 164 casos de depresión en todo el estado; 852 mujeres, lo que representa el 73 por ciento de los casos y 313 hombres, equivalente al 27 por ciento. 

Hoy, 13 de enero, se conmemora el Día Mundial de la Lucha contra la Depresión y VIVE MÉRIDA quiere compartirte algunos de los síntomas para que puedas identificar a una persona con depresión y tenderle la mano:

  • Estado de ánimo triste, decaído y desesperanzado, durante todos o casi todos los días, la mayor parte del día.
  • Falta de interés en las actividades cotidianas y en aficiones que antes disfrutaba. 
  • Cansancio, poca energía; necesidad de dormir mucho o insomnio.
  • Pérdida o aumento significativo de peso de manera involuntaria.
  • Incapacidad para poner atención, tomar decisiones o realizar su rutina.
  • Sentimientos ininterrumpidos de vacío, inutilidad o culpa excesiva.
  • Pensamientos recurrentes de muerte, planes o intentos de suicidio.

¿A QUIÉN ACUDIR?

En todo el país:

Emergencias: 911

Línea de la vida: 01800 911 2000 (atención las 24 horas, los 365 días del año a personas o familiares de personas con ansiedad, depresión, riesgo suicida o consumo de sustancias psicoactivas)

En Mérida:

Centro Municipal de Apoyo a la Salud Mental. Teléfono: (999) 949 83 53. Correo: psicologia@merida.gob.mx. Dirección: Calle 155-A sin número 311-D, por 58, Fraccionamiento Brisas de San José

FUENTES: Gobierno de México, Gobierno de Yucatán, Organización Mundial de la Salud, American Psychological Association.

ENTRADAS RELACIONADAS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *