Delicia de los dioses, “perro” no para tu mascota

El chocolate, tan valorado por la humanidad, puede ser muy perjudicial para los animales 

Ya sea en tableta o en bebida, esa pasta hecha con semillas de cacao, azúcar -y en ocasiones canela o vainilla- a la que llamamos simplemente «chocolate», ha sido capaz de maravillar e inspirar a miles de artistas: poetas, pintores, escultores y hasta músicos, no solo por su agradable sabor, sino por los beneficios que aporta al cuerpo humano. 

Al estar compuesto en su mayoría por cacao y no por azúcar, el chocolate puro (también conocido como chocolate negro o amargo) posee cualidades antiinflamatorias y antioxidantes superiores a las de los arándanos, además de ser un protector natural del corazón. 

De acuerdo con el Instituto Nacional del Corazón, Pulmón y Sangre (NHLBI, por sus siglas en inglés), con sede en Maryland, Estados Unidos, comer chocolate puro más de cinco veces a la semana ayuda a disminuir el riesgo de enfermedad cardiaca hasta en 57%.

Y aunque su alto contenido de feniletilamina favorece tanto la memoria como el aprendizaje de los humanos, resguardando al cerebro del deterioro cognitivo, el chocolate tiene otros ingredientes que resultan nocivos para el resto de los animales. 

La teobromina, principio activo del cacao que se encuentra en sus semillas, es un alcaloide semejante a la cafeína, excesivamente tóxico para las mascotas, pues no logran metabolizarlo rápidamente y su acumulación puede intoxicarlos; pese a que el tamaño del animal sí es determinante en los efectos secundarios que puede tener tras la ingesta de chocolate (a mayor peso y altura, menor afectación), una leve dosis en perros o gatos puede causarles arritmias, hemorragias internas, e incluso la muerte.

Contrario a sus múltiples virtudes para los humanos, en el caso de las demás especies el chocolate amargo es el más peligroso, junto con el cacao en polvo; tan solo 100 gramos podrían poner en riesgo a un can de hasta 20 kilos.

Además de la teobromina, que dilata las arterias y tiene propiedades diuréticas capaces de dañar los riñones de los animales, el chocolate contiene cafeína y azúcar, que altera su sistema nervioso, además de grasa que, en exceso, puede provocarles inflamación del páncreas.

Ahora que ya sabes cuán perniciosa resulta para tus mascotas la exquisita pasta hecha de cacao, semilla que diversas civilizaciones prehispánicas, como los mayas y aztecas, consideraban “manjar de dioses”, es importante que aprendas a identificar si tu lomito o minino halló sin que te enteraras aquel tesoro marrón que guardas en la alacena. 

SÍNTOMAS DE INTOXICACIÓN EN ANIMALES POR CHOCOLATE

  • Hiperactividad
  • Dolor abdominal
  • Vómito
  • Diarrea
  • Descoordinación
  • Nerviosismo
  • Respiración agitada
  • Temblores
  • Incremento en el consumo de agua
  • Incontinencia
  • Exceso de orina eliminada
  • Hipertensión
  • Convulsiones

Generalmente, estas señales se manifiestan entre cuatro y doce horas después del consumo de chocolate, así es que, si sospechas que tu mascota ingirió chocolate accidentalmente, es recomendable que lo lleves al veterinario de inmediato.

El escritor inglés Charles Dickens, autor del mundialmente aclamado Cuento de Navidad, decía que «no hay nada mejor que un amigo, a menos que sea un amigo con chocolate» y en VIVE MÉRIDA no podríamos estar más de acuerdo… a menos que ese amigo sea un perro o gato, en cuyo caso es mejor obviar el chocolate, pues no hay nada mejor que conservar a tu mejor amigo sano. OJO: El chocolate no es el único alimento de tu dieta que debes evitar compartir con tus cuates peludos; tampoco les des: sal, azúcar, chile, café, té, leche, alcohol, cebolla, ajo, papa, aguacate, cítricos, cereza, higo, espinaca, acelga, tomate verde, berenjena, granada, col, huevo crudo, embutidos, frutos secos, setas, chicles, refrescos y dulces.

ENTRADAS RELACIONADAS

10% de descuentos en servicios
a miembros del
Club del Ciudadano Informado
Pase doble a los cursos
a miembros del
Club del Ciudadano Informado

50% de descuento en la primera cita
a miembros del
Club del Ciudadano Informado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *