Los lubricantes son un gran auxiliar al momento de sostener una relación sexual, sobre todo si ya hay sequedad vaginal o la penetración pudiera ser dolorosa, ese líquido de consistencia babosa ayuda a que ese momento íntimo fluya mejor.

Michael Castleman propone un ejercicio antes de optar por un lubricantes, es para experimentar lo que los lubricantes pueden hacer por una relación sexual, por si se tuviera la duda de utilizar este líquido durante la intimidad.

  1. Cerrar la boca y secar los labios.
  2. Pasar un dedo suavemente sobre los labios.
  3. Mojar los labios y la punta de dedo.
  4. Pasar el dedo humedecido sobre los labios.

¿Qué se siente? La sensación experimentada es muy parecida a la del uso de un lubricante, y si la experiencia fue placentera, es una buena oportunidad para probar.

Estudios revelan que el uso de lubricantes para la mujeres ha significado tener una relación más placentera, mientras que para los hombres, les ha permitido una mayor duración en la erección. Entonces se puede decir que los resultados pueden ser prometedores ante la experiencia.

¿Cómo se usa el lubricante?

Sí se va usar condón, una vez que esté colocado sobre el pene se el lubricante se unta sobre el preservativo, y se procede a la penetración. ¡Claro! es fundamental que esto venga acompañado de un juego que lo que permite mayor concentración en acto y no se pierda la chispa en el mismo.

En la vagina, en la parte externa de la misma, para favorecer la lubricación y hacer que el producto se mezcle con el lubricante que se produce naturalmente.

Tipos de lubricantes

No todos los lubricantes son iguales, y el más adecuado depende en gran medida de las preferencias y necesidades personales. Aquí se detallan los tipos de lubricantes que existen.

Lubricante con base de agua

El primer ingrediente más destacado de estos lubricantes es el agua y tienen la ventaja de que son menos pegajosos, Sin embargo, no permanecen en la piel tanto tiempo como otros tipos de lubricantes, como los de silicona o los de base aceitosa. Y aunque no es necesario si se trata de una sesión de sexo rápido, es posible que se tengan que volver a aplicarlo si se trata de un maratón en la cama. En general, los lubricantes a base de agua son bastante versátiles: pueden utilizarse con juguetes de silicona y preservativos de látex.

Lubricante con base de aceite

Son conocidos por su poder de permanencia. No obstante, el aceite puede dejar una capa en la vagina que puede aumentar el riesgo de infecciones urinarias o vaginales. Sin embargo, no todo el mundo tiene este problema, así que si este es por el que se opta, hay que continuar con su uso, Es importante destacar que este tipo de lubricantes nunca deben utilizarse con preservativos de látex por que lo desintegra, y se pierde la protección del condón.

Lubricantes con base de silicona

Duran más que la mayoría de los lubricantes, y por ello puede ser más difícil de asear, y al igual que los de aciete, no son compatibles con los juguetes sexuales de silicona, ya que pueden romper el material.

Lubricantes naturales

No contienen productos químicos ni aditivos que puedan ser irritantes, especialmente para las personas con piel sensible. Los lubricantes naturales suelen estar compuestos por ingredientes que pueden ser ‘caseros’, no sintéticos.

Finalmente, es importante asistir con la pareja al médico, en caso de presentar algún malestar al aplicar este tipo de producto sea irritación, salpullido o molestia inusual, al aplicar el lubricante, pero más allá de eso la posibilidad de experimentar con tu pareja cosas nuevas, reconectarse, disfrutarse, de tener tema de conversación sobre lubricantes y placeres.

ENLACES RELACIONADOS