ArtículosPuerta Cívica

Cumplir sueños para embestir la adversidad, es la misión de Sueños de Ángel A.C.

Sueños de Ángel A.C ha cumplido los sueños de centenas de niños de escasos recursos, que por azares del destino padecen cáncer, y tienen el anhelo de conocer el mar, viajar en avión e incluso ser soldados, dándoles la oportunidad de volver sus deseos realidad, ya que la presidenta de la Asociación Civil sin fines de lucro, Atenea Evia Ancona, afirmó que esto ha motivado a los pequeños a enfrentar los tratamientos con valentía y entereza, haciendo a más de uno sonreírle a la vida pese a la enfermedad.

Todo comenzó porque hace más de 20 años, éramos un grupo de voluntarias independientes que íbamos al hospital para dar acompañamiento a las familias, estar con los niños con cáncer, jugar con ellos mientras recibían sus quimios para animarlos pero, estando ahí nos dábamos cuenta que llegaba el cumpleaños de uno de los niños y los papás no tenían dinero para comprar un pastel, no podían festejarlo y sabemos que la ilusión más grande de los niños es que les celebremos su cumpleaños, Al ver que un niño estaba pasando por todas las dificultades del mundo, estaba luchando y no tuviera esta ilusión tan grande de festejar, surgió la idea de hacer Sueños de Ángel.

Atenea Ancona, presidenta de Sueños de Ángel A.C

Evia Ancona, comentó que la agrupación altruista tiene 16 años en funcionamiento en el hospital O ‘Horan, donde además de cumplir el deseo de los pequeños ayudándoles en la parte emocional para a afrontar el padecimiento, es ayudar a las familias de escasos recursos con todo el proceso de la enfermedad del menor, por lo que también otorgan medicamentos, despensas e incluso han hecho baños en casas que no cuentan con sanitario debido a que viven en zonas marginales.

No hay nada que no hayamos prometido que no cumpliéramos, los niños que muchas veces son de escasos recursos piden, conocer una plaza e ir al cine, conocer a su artista favorito, nadar con delfines, un celular, una fiesta de quince años, las adolescentes pelucas para verse bonitas y hasta últimamente ser soldado por un día como no, sin embargo ahí no nos detenemos pues muchas de las condiciones de vida de estos niños y sus familias son muy bajas, de repente no tenían puertas, ventanas o ni siquiera baño digno, y como sabemos que la enfermedad baja mucho las defensas empezamos a construir baños con nuestros propios recursos, ahora ya llevamos 17 baños, que ha sido un esfuerzo enorme, desde la parte económico hasta quien nos ayude a hacerlo, esto principalmente en las comunidades del interior del Estado como Izamal, peto entre otros

Foto Cindy Sosa

Debido a la pandemia, la asociación ha tenido que duplicar y hasta triplicar la ayuda económica para los infantes y sus familias, esto por el desabasto de medicamentos que se produjo, haciendo que el recurso destinado para la mejora de vivienda se invirtiera en medicamentos, estudios médicos y material quirúrgico.

En los últimos tres años se dio un desabasto de medicamentos que todavía hay y pues destinamos todo lo que teníamos a poder suministrar todo para la enfermedad, desde medicamentos hasta estudios que se les realizaba, también al darse la contingencia sanitaria comenzamos a llevar despensas a las familias sobre todo con suplementos alimenticios que tienen todos los nutrientes para que el pequeño resista la terapia, pues muchos dejan de comer” comentó.

Manifestó que gracias a benefactores han podido cumplir los sueños de los angelitos y apoyar a sus familias, alegando que con 16 años haciendo la labor confían en que todos los recursos se irán cien por ciento a la causa de ayudar a quien más lo necesita.

Apoyamos a aproximadamente cien a 110 niños por año, uno de los casos que más nos emocionó es de una menor llamada Rosalinda Moguel que tenía 14 años al descubrir la enfermedad y era muy introvertida, sin energía, tímida y decaída, voluntarias que platicaban con ella después de mucho porque no quería la convencieron de festejar sus 15 años y desde eso cambio, le puso ganas a su tratamiento, en la fiesta hasta se me salieron las lágrimas de ver la ilusión que irradiaba la pequeña, eso es lo que hace que valga la pena todo.

Los centros de acopio para quienes quieren apoyar en especie son el Albergue San Vicente De Paul, Calle 59A # 566C × 86 y 90 Col. Centro. (A Un Costado Del Hospital O’Horan.) y escuela de natación “acua sport” de la calle 10 de la colonia México, además de poder hacer aportación monetaria a la cuenta 0192507285 clave 012910001925072850.

Equipo Sueños del Ángel A.C / Foto Cindy Sosa

ENLACES RELACIONADOS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *