La pederastia está a la orden del día en hogares y escuelas, lugares que deberían ser los más seguros para los pequeños hoy día son los principales sitios donde se cometen este tipo de vejaciones a las niñas y niños. Ignorar y no actuar en consecuencia nos lleva a seguir siendo parte del problema y no participar de la solución. Sin embargo, ante las cifras actuales, ya no es posible voltear a otro lado para no ver la problemática.

Algunos datos de Yucatán

  • En 2019, el Observatorio Nacional de Feminicidio, capítulo Yucatán contemplaba cuando menos un caso de abuso sexual al día contra niñas menores de 14 años.
  • En 2021 se presentaron 103 denuncias por abuso sexual y para 2022 se incrementaron en un 18% las denuncias por abuso sexual en el estado.
  • Tan sólo en el primer bimestre de 2023 se denunciaron 27 delitos sexuales en Yucatán, con un incremento de 145.5% en comparación con el mismo periodo de 2022, cuando se reportaron 11 casos.

Detectar si un niño ha sido abusado sexualmente puede ser un tema delicado y complejo. Sin embargo, hay algunas señales y comportamientos que podrían indicar que un niño ha sido víctima de abuso sexual. Es importante tener en cuenta que estas señales no son definitivas y no necesariamente confirman el abuso, pero pueden ser indicadores de que algo está sucediendo y requieren atención y acción. Si sospechas que un niño puede estar sufriendo abuso sexual, es crucial tomar las medidas adecuadas y buscar la ayuda de profesionales capacitados, como médicos, terapeutas o servicios de protección infantil. Aquí hay algunas posibles señales de abuso sexual en los niños:

  1. Cambios en el comportamiento: El niño puede mostrar cambios significativos en su comportamiento, como volverse más retraído, temeroso, ansioso, agresivo o deprimido. También pueden tener cambios extremos en el rendimiento escolar.
  2. Cambios en el sueño y los hábitos alimentarios: Los niños abusados pueden experimentar problemas de sueño, como pesadillas, insomnio o miedo a dormir. También pueden tener cambios en los hábitos alimentarios, como pérdida o aumento de peso repentino.
  3. Regresiones en el desarrollo: Un niño que ha sido abusado sexualmente puede mostrar regresiones en su desarrollo, como retroceder en habilidades que ya había adquirido previamente, como el control de esfínteres o el lenguaje.
  4. Comportamiento sexual inapropiado: El niño puede mostrar conocimiento o comportamiento sexual inapropiado para su edad. Esto puede incluir tocar o mostrar sus partes íntimas de manera excesiva, hacer comentarios sexuales o mostrar un interés excesivo en temas sexuales.
  5. Miedo o aversión hacia ciertas personas o lugares: Si un niño muestra un miedo o aversión inexplicables hacia una persona en particular, especialmente si antes tenía una relación positiva con esa persona, esto podría ser un indicio de abuso.
  6. Problemas físicos: Algunos niños pueden experimentar dolores físicos inexplicables, como dolor o irritación en los genitales, infecciones recurrentes del tracto urinario o enfermedades de transmisión sexual en niños mayores.

Es importante tener en cuenta que estas señales pueden tener explicaciones diferentes al abuso sexual, y no deben ser utilizadas para saltar a conclusiones precipitadas. Sin embargo, si se observa varias de estas señales o tienes alguna preocupación seria, es fundamental que busques la ayuda de profesionales capacitados para evaluar y proteger al niño de ser necesario.

Evidentemente este es un tema que no nos gusta, y mucho menos queremos que por ello pasen nuestros hijos, nietos o sobrinos, por ello es importante la denuncia, que si bien tampoco es un proceso fácil., es la manera de evidenciar a aquellos que lastiman a nuestras infancias, y con suerte haya justicia legal y restitutiva para la víctima.

Finalmente cabe decir que recientemente el Congreso de Yucatán determinó que los delitos sexuales contra menores de edad como el abuso, acoso, hostigamiento, violación, entre otros, ya no prescriben y se seguirán penalmente en cualquier momento, tras aprobarse las reformas a dos artículos del Código Penal que contemplan también penas mayores para quien incurra en este tipo de acciones en contra de la niñez yucateca. Las herramientas están hay que utilizarlas para cuidar a nuestros niños a toda costa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *