ArtículosDestacadasEconomíaEmprendedores

Aseguro futuros inciertos: Cynthia Vivas, asesora financiera

“Si tienes que reestructurar tu vida porque tu pareja falleció o tuviste un accidente que ya no te permite trabajar, el proceso no es igual sin dinero que con un millón y medio de pesos disponibles…piénsalo”

Cynthia Vivas, asesora financiera

El tiempo que nos regaló la pandemia, para muchos significó el espacio para hacer una introspección de la propia vida, mirar hacia atrás y hacia delante, y en ese futuro que se veía incierto ante las irremediables pérdidas, hubo quienes aún con la adversidad mantuvieron un pensamiento resiliente como fue el caso de Cynthia Vivas Hernández.

Madre de dos hijas, abogada por la Universidad Anáhuac del Mayab con experiencia en Derecho corporativo y municipal, dejó de trabajar 3 años antes de la pandemia para embarazarse y hacerse cargo de la crianza de sus hijas, pero la idea de seguir trabajando, y sobre todo de recuperar su independencia financiera rondó la cabeza de Cynthia durante el resguardo obligado por la pandemia, y sucedió lo que a muchos les pasó durante la pandemia:  

“A mi esposo lo despiden por la pandemia, y con ello las prestaciones desaparecieron como lo fue el seguro de gastos médicos mayores, y le hablé a una amiga que es asesora financiera para que nos diera opciones.”

La labor de venta de la amiga de Cynthia, no sólo la convenció para renovar la póliza con ella, sino también de verse ella misma como asesora financiera, y empieza a estudiar sobre el tema hasta certificarse como agente de seguros. Mundo el cual no le era tan ajeno, dado que ella es abogada y los seguros son contratos, pero más allá de eso, Cynthia vio la posibilidad de volver a trabajar y recuperar su independencia financiera, ya que como ella dice:

Lo que poderosamente llama la atención de Cynthia, sobre emprender como asesora financiera es la posibilidad de tener autonomía en el trabajo, esto es,no tener un jefe, y con ello espacio en tiempo que se requiere para la crianza de sus hijas, además de que puede poner en práctica de nueva cuenta su pausada práctica como abogada.

“A mi litigar me encanta, me apasiona, y esa misma pasión igualmente la encontré en las finanzas. Un asesor financiero requiere tener capacidad de argumentación, esa ya la traigo como abogada, porque cuando hablamos de seguros, es referir a los clientes temas de los cuales no queremos hablar, pero ahí están como son: vida, enfermedad, muerte. Sobre todo, los que son jóvenes, piensan que nada de eso puede pasar, y pasa como con el coronavirus, y un seguro hace la diferencia en el recibimiento de las adversidades.”

Cynthia Vivas, asesora financiera

El valor del trabajo

Cynthia, tuvo padres trabajadores, pero en especial su madre, quien siempre fue ama de casa, pero que tuvo la precaución, no sólo de hacer una buena administración de los recursos domésticos, sino de generar recursos extras para la economía familiar al tener y rentar placas de taxis; por otro lado, su padre trabajó toda su vida, hasta el último día como empresario y funcionario público, y antes tales referentes Cynthia sabe que sólo trabajando de manera honrada y ética es posible acceder a las oportunidades que se presentan todos los días.

Una vez que Cynthia tuvo a su primera hija, cayó en cuenta que a pesar de que había tenido trabajos bien pagados desde que salió de la universidad, no había ahorrado, y ronda en su cabeza qué si ella tuviera que mantener a su hija, con qué recursos lo haría, si ya no trabajaba y apunta:

“Una vez que se ha tenido independencia financiera, se tiene que recuperar, porque no sé sabe lo que puede venir, además, si bien es cierto que mi esposo me dio el sostén económico, y se puede decir que es muy cómodo y hasta padrísimo estar extendiendo la mano a alguien. Sin embargo, yo siempre quise construir, y demostrame a mi misma lo que era capaz de hacer.”

“Me tuve que reeducar en el tema financiero, y entender la importancia de ahorrar, y lo que suponen los imprevisto.”

Foto: Cortesía Cynthia Vivas

Hacerse cargo de los padres

Las cosas ya no son como antes, donde las personas tenían un trabajo y se pensionaban, y eso daba certeza para la vejez. Ahora se vive la senectud con lo que se ahorra exclusivamente, ya no hay subvenciones del gobierno, y al no haberlas, la posibilidad de que los hijos sean a los que ahora sostengan a los padres son muy altas, y es una situación qué si no se está preparado para ello, se corre el riesgo de entrar a una calle obscura.

“Veo a mi generación, que no estamos preocupados, ni por nosotros mismos, y entendemos poco que vamos a tener que hacernos cargo, primero de nuestros padres y luego de nosotros, y eso pensando que no tengamos un imprevisto como un accidente o una enfermedad que tuviéramos que enfrentar y no se tengan los recursos.”

Cynthia Vivas, asesora financiera

El círculo cálido

Como todo principio, hay una etapa de “ensayo y error” y para eso existe el círculo cálido, esto es: parientes y amigos a quien ofrecer y vender los productos y servicios del emprendimiento, y su primer cliente provino de ahí: su hermano, quien la cuestionó fuertemente sobre su decisión de dejar la abogacía para vender seguros, pero la dejó que mostrara su trabajo, y le compró su primer seguro, uno de vida. Cometa Cynthia:

“Es el círculo cálido donde uno va experimentando, y fortaleciendo sus capacidades, y si bien es cierto que las ventas no salen de ahí, esto es que ni parientes y amigos te compran, te refieren con otras personas que si lo hacen. Sin embargo, el círculo cálido sirve para encontrar nuestras propias ventanas de oportunidad y mejorar.”

“Hoy mi agenda esta llena de gente que ni me imaginé conocer, y eso fue gracias a mi círculo cálido que es extenso, y es algo que te ayuda a hacer el emprendimiento más fácil. Además de que soy una persona, inquieta y sociable.”

Ser emprendedora

Si bien es cierto que Cynthia, empezó su emprendimiento con dudas y temores, es la autoconfianza lo que le dice que sí se puede, pero a la vez reconoce que si las cosas no van como se quisiera, puede volver a emplearse, pero es la última puerta que de momento quiere volver a tocar. Está enfocada a que las cosas funcionen, y trabaja para que así suceda, todos los días prospecta clientes nuevos, da seguimiento a los que ya tiene bajo la premisa de que es una profesional en el ramo y se sigue construyendo en ello cada día.

Es una máxima para el trato con sus clientes ser asesorados con honestidad y en función de las posibilidades reales que tienen, ya sea para adquirir un seguro o realizar una inversión. El emprendimiento de Cynthia es asegurar futuros y prever adversidades que le pueden pasar a cualquiera y en cualquier momento, ante ello tener un respaldo financiero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *