smart

La presentación de Sangronas de la Colectiva Cuerva ha sido una grata sorpresa para quienes deseamos ver proyectos artísticos de calidad, que nos convoquen a la reflexión profunda y al diálogo constructivo sobre temas que nos atañen a todas y todos sin distinción.

Construido sustancialmente a partir de diversos vídeos de corta duración, este videoperformance nos expone a través de la elocuencia de la imagen y su poesía visual, de las preguntas que acechan y los prejuicios, el autocuidado y ternura personal, así como del rechazo y el agobio, el simbolismo y personal significado de la menstruación de parte de cada una de las creadoras.

Conjuntamente a ellas y a partir de la identificación con lo expuesto en el video, las y los espectadores recordamos, enfatizamos y nos cuestionamos el significado de la menstruación en nuestras vidas.

Un suceso que parecería importar sólo a un grupo poblacional se vuelve un tema colectivo en el que todxs tenemos algo que contar.

La menstruación sigue siendo tabú

Aunque los esfuerzos son visibles, van en aumento y son cada vez más comprometidos, la audiencia coincidió en un punto en común: el sangrado menstrual sigue siendo un tema tabú en nuestra sociedad.

Se lucha por desarticular todo aquello que no permita que los temas alrededor de la menstruación se normalicen y dejen de tratarse como un vergonzoso secreto, pero aún hay un arduo trabajo por realizar en los múltiples entornos sociales, culturales y geográficos, de nuestro estado, del país y a nivel global.

Al término de la fascinante proyección cuya labor artística nos permite abrirnos y sensibilizarnos al tema, inicia una charla-conferencia conducida por Rosa Cruz Pech, fundadora de UADY sin acoso, y quien dirige magistralmente este conversatorio donde nos adentramos a las múltiples desavenencias que la menstruación parece proveer a una sociedad que lejos de verla como un proceso hormonal fisiológico que forma parte de la evolución de nuestro sistema biológico, es estigmatizado y censurado, como si se tratara de un indeseable suceso.

Los conocimientos profundos de la ponente nos invitan a cuestionarnos el cómo vemos este evento y el cómo lo hemos vivido desde que tenemos conocimiento de ello. Con algo de quebranto o de entusiasmo quienes asisten a la presentación comparten sus personales experiencias sobre el tema, sumando entre la colectividad un núcleo de testimonios que suman poderosamente a seguir construyendo un sistema de creencias y valores donde la menstruación sea visibilizada, expuesta, hablada, tratada y vivida sin prejuicios, ni temores y en la mayor y mejor calidad de salud menstrual posible.

Observación e inclusión de la menstruación en la vida cotidiana

La relevancia de la menstruación en nuestras vidas se puede estimar si consideramos que las personas menstruantes viven este proceso alrededor de 2535 días (equivalente a 7 años), a lo largo de su vida. Durante el periodo menstrual, que no sólo conlleva los 5 a 7 días de sangrado, el cuerpo se enfrenta a muchos momentos hormonales y múltiples procesos derivados de un ciclo. Conocerlos y vivirlos sin temores ni prejuicios nos permite tener un mejor abordaje y gestión de nuestra salud física, mental y emocional.

El proyecto artístico de la Colectiva Cuerva, es una excelente forma de acercar a las personas sin distinción de edad, género, núcleo social o credo, a un diálogo empático sobre un proceso natural que nos incluye y concierne a toda la sociedad, pues somos un engranaje inseparable. Hablar sin prejuicios de la menstruación es uno de los pasos más necesarios y evidentes para seguir avanzando hacia otros escalafones de esta misión, como es el abordaje de la salud menstrual dentro de la agenda de salud pública, la menstruación digna, menstruación libre, menstruación consciente, etc.

Esperamos que Sangronas sea un proyecto que continúe teniendo foro y variados espacios de proyección donde su propuesta artística de sólida calidad artística y con un enorme valor discursivo, lleno de honestidad y auténtico talento, pueda alcanzar a espectadores de toda nuestra ciudad para poder sumar conciencia ante la menstruación y su multiplicidad de experiencias que forman parte de nuestra cotidiana existencia.

Foto. Daniela Esor

ENTRADAS RELACIONADAS