Este dato lo revelan las plataformas MySugarDaddy y SeekingArrangement en función del número de sugar dating con los que cuentan sus registros.

UN SUGAR DATING se refiere a las citas para propiciar las relaciones sexoafectivas entre hombres adultos, regularmente mayores de 40 años, con adolescentes o mujeres jóvenes menores de 25 años.

En sí es un intercambio comercial donde hombres mayores pagan las relaciones sexuales, viajes, ropa y hasta colegiaturas de las chicas.

A diferencia de las plataformas como Tider donde lo que se busca es una persona con la cual congeniar en gustos, pasatiempos o formas de ver la vida en las plataformas al principio mencionadas se pueden apreciar en los perfiles de ellos y ellas descripciones como estás.

ÉL.: Hombre desinhibido, discreto, experimentado

Ella: Tierna, atrevida o mal portada

Algunos datos

  • Sólo en la plataforma MySugarDaddy hay poco más de medio millón de usuarios mexicanos
  • La Ciudad de México y Guadalajara son en las que se tienen más usuarios de “sugar dating”
  • La edad promedio de las jóvenes que usan estas plataformas es de 23 años.
  • La edad promedio de los hombres que usan estas plataformas es de 44 años.

No se trata de aquella relación que describió José José en su canción 40 y 20 “Cuarenta y veinte, toma mi mano, camina conmigo, mirando de frente.” Se trata de una transacción comercial, es lo que algunos han llamado “Prostitución 2.0” por ser medida en las plataformas.

De acuerdo con Kelly Ramirez Alpuche, presidenta de Igualdad Sustantiva Yucatán (ISY) dice al respecto:

Los Sugar Daddy es un fenómeno social, algunas mujeres jóvenes mantienen relaciones con ciertos hombres que reúnen ciertas características, entre ellas que puedan proporcionar ciertos lujos o brindar una estabilidad económica, algunas entran a este intercambio por sugerencias de otras amigas y en ocasiones existen ciertas aplicaciones que se usan para esto. Más allá de si es o no una forma de trabajo sexual moderno o si está bien o mal se recae en dinámicas de cosificación de las cuales los hombres siguen siendo los mayores beneficiados.

Kelly Ramirez, ISY

Muchas chicas, no están obligadas a ejercer esta práctica, es decir no pertenecen a una red de trata de personas, lo hacen por convencimiento propio, y por ello la presidenta de ISY recomienda el autocuidado, no entrar en dinámicas desiguales y violentas y sobre todo tener cuidado sexual.

Esta relación es sin duda un juego arriesgado para ambas partes, para ellas porque pueden ser presas de abusos sexulaes, violencia física o psicológica, enfermedades de transmisión sexual o estar expuestas a ser enganchadas por traficantes de personas, para ellos igual pueden contraer enfermedades de transmisión sexual o ser estafados, robados o extorsionados, pero mientras esto sucede o no la plataformas se siguen enriqueciendo.

ENLACES RELACIONADOS