Hoteles y Airbnb pueden alertar sobre la trata de personas

De acuerdo con la base de datos Datatur de la Secretaría de Turismo en Mérida hay 487 hoteles y disponibles en renta cerca de 300 casas y departamentamentos en la plataforma Airbnb en Mérida , con esto queremos decir que en la capital yucateca tenemos una gran capacidad de alojamiento y por ello tenemos que ser responsables ante las situaciones adversas que pueden presentarse en este sector y que son propicias como es la trata de personas.

La promoción que se ha hecho a Yucatán en los últimos tiempos, así como trae bonanza económica, también trae consigo comportamientos erráticos como la delincuencia y el crimen organizado como es la trata de personas, la que desde la ONU se entiende como:

La trata de personas significa el reclutamiento, transporte, transferencia, albergue o recepción de personas, mediante la amenaza o el uso de la fuerza u otras formas de coerción, secuestro, fraude, engaño, abuso de poder o de una posición de vulnerabilidad o de dar o recibir pagos o beneficios para lograr el consentimiento de una persona que tiene control sobre otra persona, con fines de explotación. La explotación incluirá, como mínimo, la explotación de la prostitución de otros u otras formas de explotación sexual, trabajo o servicios forzados, esclavitud o prácticas similares a la esclavitud, la servidumbre o la extracción de órganos humanos.

Organización de las Naciones Unidas (ONU)

De acuerdo con un informe Hispanics in Philanthropy basado en entrevistas a Asociaciones Civiles que combaten o procuran el bienestar de las víctimas de trata, en Yucatán identificaron que parte de ellas proviene de Tabasco, Campeche, Chiapas, Oaxaca, Cuba y Centroamérica.

En este sentido, los servicios de hospedaje pueden contribuir a alertar a las autoridades sobre posibles casos de trata de personas, por lo que es indispensable que se capacite al personal, o a nosotros mismos si se tuviese una propiedad que se dispone en renta mediante la plataforma Airbnb.

Al capacitarse en este sentido, se desarrollan habilidades que permitan identificar cuando una persona pudiera estar en condición de trata ; por ejemplo, tener la capacidad de notar que un infante, adolescente o adulto están siendo obligadas a entrar a un lugar de hospedaje.

Una de las herramientas que se puede utilizar para este fin es el Protocolo de Acción para casos presumiblemente de Explotación Sexual y Laboral de Niñas, Niños y Adolescentes en el Sector de los Viajes y el Turismo lo que permite afinar la mirada cuando una situación parezca anómala al solicitar o dar ingreso a huéspedes.

El turismo sexual, es uno de los grandes cánceres que hacen metástasis en los destinos de descanso en nuestro país, en particular aquel que se sustenta en la explotación de niños y mujeres para estos fines. La bonanza económica del sector no puede basarse en estas prácticas, por el contrario debiera ser este, el primero en alertar sobre la situación, pero el entramado es demasiado complejo, y hay fuertes intereses financieros de por medio de la delincuencia, el crimen organizado y las autoridades.

De Yucatán hacia Quintana Roo

En una nota publicado por el Diario Por Esto (30.07.21) a partir de la información obtenida del Refugio de Mujeres, Niñas y Sobrevivientes de Agresiones Sexualaes, Casa Cristal, Yucatán sirve de tránsito en el tráfico de personas para llegar a Quintana Roo donde pueden ser explotadas o enviadas a otro país, la ruta que se traza parte del puerto de Progreso y pasa por los municipios de Tizimín, Río Lagartos, San Felipe y El Cuyo, lugares que se consideran de bajo perfil y por tanto es posible despistar a la población.

La apuesta entonces, si se tiene como negocio o entrada extra un hotel o la renta de una casa o departamento con fines turísticos y capacitarse para evitar que estas actos ilícitos sucedan, y con ello evitar ser encarcelado hasta por 25 años, como lo estipula la Ley para Prevenir Combatir y Sancionar la Trata de Personas en el Estado de Yucatán.

ENLACES RELACIONADOS