El calor que se vive en los paraderos del Va-y-Ven

16 de mayo de 2024

Por: Miguel Manzanero

En los días de mayo, los habitantes de la ciudad de Mérida han estado viviendo una ola de calor que cada vez se siente más intensa. De acuerdo con el Centro de Investigación Científica de Yucatán (CICY), en su descripción general del clima de la ciudad capital del estado, indica que nuestra blanca Mérida, tiene una temperatura promedio de 26.61°C durante todo el año, y hace referencia a que alcanza su máxima temperatura de 40°C en el mes de mayo, estableciendo que este último es de los meses más calurosos. Sin embargo, para cualquier persona que haya tenido la oportunidad de visitar Mérida específicamente en este mes o que radique aquí, puede ser testigo de que las temperaturas alcanzadas en los indicadores en grados Celsius menoscaban la sensación real de calor que se experimenta en el cuerpo humano. 

De acuerdo con la enciclopedia de energía de la Universidad de Calgary existe una diferencia elemental entre el concepto de calor y temperatura, se explica que el calor es la variable de un proceso por el cual se transmite la energía térmica de un objeto, y que puede ser medida en Jules. Mientras que, por otro lado, la temperatura es una propiedad física del objeto y que puede ser medida en grados: Celsius (C), Kevin (K), Fahrenheit (F), o Rankine (R). En otras palabras, cuando una persona está varada en medio del tráfico en su automóvil o se encuentra esperando su autobús en un paradero de Va-y-ven, y expresa que: “siente mucho calor”, deriva de la energía térmica que en ese momento está experimentando su cuerpo debido a la temperatura que proviene de sí mismo y de los objetos que tiene a su alrededor.

Sin embargo, la sensación de calor difiere de la temperatura real de los objetos, y esto se debe a que la sensación térmica, de acuerdo con la Asociación Española de Pediatría (AEP) es el resultado de la combinación de la temperatura y la humedad del ambiente. De tal manera que, cuando el ser humano está rodeado de una humedad del 80% y una temperatura de 31°C se enfrenta a un riesgo inminente de salud, de igual forma, si la combinación es de una humedad promedio de 20% y una temperatura igual o superior a los 40°C. En la página web del proyecto meteorológico Meteored se ha documentado la temperatura del 1 al 12 de mayo de la ciudad de Mérida, señalando que la temperatura máxima ha ido de los 39 a los 43 grados Celsius, en combinación con una humedad relativa de 29.8%, lo que por consecuencia implica que, la sensación térmica actual, se mantiene de manera continua en una combinación de alto riesgo para la salud de los habitantes.

En el estado de Yucatán, las autoridades, a través de la Secretaría de Salud, reconocen que los riesgos para la salud, debido a la alta sensación térmica, provoca “…defunciones por enfermedades diarreicas, lesiones térmicas, calambres, insolación y golpes de calor, sobre todo en personas menores de cinco años y mayores de 60…” y para evitarlas realizan una serie de recomendaciones que van desde lavarse las manos, hasta elegir las prendas de vestir, o tomar líquidos durante el día. Mientras que, a nivel nacional, la Dirección General de Epidemiología, dio a conocer que el estado de Yucatán se encuentra en tercer lugar en casos acumulados de daños a la salud, por golpes de calor, originados por temperaturas naturales extremas; antecedido únicamente por Chiapas y Tabasco que ocupan el segundo y primer lugar respectivamente. 

¿A quién se le recomienda caminar, o usar la bicicleta con la temperatura provocada por el sol de las 11:00 a las 17:00 horas del día?

Aunque pareciese que se trata de dos ciudades distintas, por un lado, la ciudad que batalla con la sensación térmica de 47 a 50°C y, por otro lado, la que promueve caminar o andar en bicicleta para abordar el Va-y-Ven, en realidad, se trata de la misma. Una sola ciudad en donde las políticas públicas no están considerando de manera integral: establecer un nuevo y mejor sistema de transporte público, en conjunto con el problema de altas temperaturas en la sensación térmica que abate a la ciudad.

Por una parte el Gobierno del Estado de Yucatán, en su Plan Estatal de Desarrollo 2018-2024 (PED), estableció en su cuarto eje denominado “Yucatán Verde y Sustentable”, una política pública relacionada con el sistema  de transporte, en la que se  explica la necesidad de modificar el tipo de movilidad urbana, los medios de transporte, y fomentar la movilidad peatonal a través de la adecuación de la infraestructura para beneficiar al peatón y a los usuarios del sistema de movilidad amable y sustentable Va-y-Ven. Y, por otro lado, en su eje referente a la “Calidad de vida y bienestar social”, considera políticas públicas relacionadas con el clima en general del estado y el cuidado de la salud pública, ya que reconoce la necesidad de tomar acciones para contrarrestar los efectos del calentamiento global, debido a que se ha registrado un incremento en la afectación de las olas de calor y de sequías que se presentan año con año. 

¿En qué punto convergen ambas iniciativas?

Por parte de las autoridades, sería conveniente observar una respuesta integral que mejore la infraestructura de la movilidad urbana y las condiciones del peatón, respecto a la elevada sensación de calor que se vive en los paraderos Va-y-Ven. Debido a que estas altas temperaturas, se presentan en particular en el mes de mayo a su tope máximo, pero es innegable su prevalencia de marzo a octubre. Pero, desafortunadamente, estas políticas públicas carecen de una sana integración de ambos objetivos del PED, lo que resulta en desperdiciar la oportunidad de maximizar los recursos públicos para la creación, modificación o mejoramiento de los paraderos del nuevo sistema de transporte público: Va-y-Ven.

Como ejemplo, se puede observar a lo largo de todas las rutas, que hoy conforman el sistema Va-y-Ven, paraderos que constan únicamente de letreros, tipo poste o bandera, que se limitan a avisar de manera visual que ahí es un sitio de espera del transporte público. Pero, que deja al peatón (usuario) a la merced de las inclemencias del clima, especialmente de las altas temperaturas de calor. En algunos sitios, existen paraderos que ofrecen un pequeño y corto techo de material plástico o de cemento que termina siendo insuficiente para la sensación de calor, debido a que no está rodeado de árboles, arbustos o algún otro tipo de naturaleza que ayude a disminuir la temperatura del ambiente. Esto provoca que los peatones (usuarios) tengan que ubicarse detrás de las vallas publicitarias para protegerse del sol, en lugar de utilizar la infraestructura (paradero) diseñada para tal fin. 

Es justo mencionar que existen algunas excepciones, como lo es el paradero #43 ubicado en el entronque del periférico con la calle 34 de Zodzil Norte, mejor conocido como el paradero de la Universidad Marista, debido a la cercana localización de dicha universidad.

Paradero #43 Universidad Marista ubicado en el norte de la ciudad. / Foto obtenida de Google Maps, el 12 de mayo de 2024.

O como el paradero ubicado en la calle 60, a unos metros de la Glorieta Las Rieles (cercano al Estadio Gral. Salvador Alvarado), el cual cuenta incluso con un equipo de aire acondicionado (que aún no funciona), pero que ofrece cuatro paredes, un techo, y ventanales para proteger al peatón (usuario) de la intemperie. Claro, estos por ahora son casos únicos, que estimulan la esperanza de que las autoridades tomen cartas en el asunto y en un futuro logren convertirlos, en modelos de paraderos que predominen, y así les quiten ese estado de rareza o privilegio en el que hoy se encuentran.

Sin embargo, aunque pudiera ser ambicioso y deseable un lugar en donde los peatones puedan resguardarse de la lluvia, del sol, y que cuente con clima artificial, ésta no es una respuesta que pueda coadyuvar a reducir el cambio climático, sobre todo porque para obtener un clima artificial se requiere de equipos de refrigeración que también contaminan, y así solo se estaría supliendo un daño por otro. En adición a esta problemática que se da por el tiempo de espera en el paradero, se tiene que considerar también la distancia que recorre el usuario o peatón para acceder a los paraderos del sistema Va-y-ven, desde su punto de origen y/o a su punto de destino, ya que mencionados paraderos fueron planeados para hacer caminar a las personas, y, por tanto, se encuentran al menos a 500 u 800 metros de distancia uno del otro.  

Foto obtenida de Google Maps, 12 de mayo de 2024.

A esta situación añada las condiciones de la infraestructura de las aceras y la oferta de protección al clima que se tiene durante todo el trayecto que recorre un peatón para acceder a un paradero. Parte de la solución es que, con la ayuda de Arquitectos, y especialistas en Diseño del Hábitat, se reformulen las estructuras urbanas, así como las vialidades, los trayectos, y primordialmente los paraderos del sistema Va-y-Ven. Es necesario que los paraderos sean transformados de “fuentes de calor” a “jardines urbanos”, que los trayectos de las personas para acceder a un paradero sea una caminata agradable y no un calvario deshidratante. Es primordial realizar cambios que permitan la congruencia entre una y otra política pública, ya que no se puede lograr el objetivo de mover a las personas a través de medios sustentables o sostenibles, si los usuarios (peatones) del Sistema de Movilidad, Amable y Sustentable, corren el riesgo de sufrir un golpe de calor.

Foto obtenida de Google Maps, 12 de mayo de 2024

Referencias

  • Asociación Española de Pediatría. (2023). https://enfamilia.aeped.es/vida-sana/sensacion-termica-indice-calor
  • Centro de Investigación Científica de Yucatán. (12 de mayo, 2024). https://www.cicy.mx/facilidades/informacion-general-sobre-yucatan-y-merida
  • Enciclopedia de Energía. (12 de mayo, 2024). Calor vs. Temperatura. Universidad de Calgary. https://energyeducation.ca/Enciclopedia_de_Energia/index.php/Calor_vs_temperatura#:~:text=El%20calor%20es%20una%20medida,)%20o%20Rankine%20(R).
  • Gobierno del Estado de Yucatán. (2019). Plan Estatal de Desarrollo (2018.2024). Diario Oficial del Gobierno del Estado de Yucatán, Núm. 33,844 Año. CXXII
  • Gobierno del Estado de Yucatán. (2022). Emite recomendaciones la SSY ante la temporada de calor. https://www.yucatan.gob.mx/saladeprensa/ver_nota.php?id=5970
  • Meteored. (12 de mayo, 2024). Histórico del clima en Mérida. Estación Meteorológica Aeropuerto Licenciado Manuel Crescencio Rejón. https://www.meteored.mx/merida/historico
  • Secretaria de Salud. (2024). Informe semanal de vigilancia epidemiológica, Temperaturas Naturales Extremas (Temporada Calor, 2024). https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/908651/TNE_2024_SE14.pdf