La violencia vicaria, la deuda alimentaria y la ausencia paterna, son violencias muchas veces invisibilizadas por la asignación de un rol predominante a las mujeres en la labor de cuidados; sin embargo, cada vez son más las mujeres que levantan la voz para denunciar estos hechos.

Karla Patricia S.V. hace una denuncia pública de su experiencia por la ausencia del padre de su hijo, Luis Adrián Arévalo Sánchez; especialmente para exigir un alto a las amenazas que ha sufrido por parte de la madre de Adrián, Guadalupe S., y su amigo y jefe Héctor G.

Hace unas semanas, Karla descubrió que la fotografía de Adrián estuvo expuesta en tendederos por la Ley Sabina en Yucatán —probablemente creyendo que fue ella la denunciante— la madre de Adrián, después de un año de silencio, se puso en contacto con ella para expresarle el deseo de convivir con el niño; pero tal deseo pareció ser solo una vía para acercarse, pues comenzó a recibir amenazas y acusaciones de ella.

Doña Guadalupe no ha sido la única que la ha buscado para amenazarla, también lo ha hecho Héctor G., amigo y jefe de Adrián, quien le hizo una llamada agresiva a Karla, insultándola y amenazándola con denunciarla ante el DIF, diciéndole que no es apta para tener a su hijo y haciéndole saber que se sabe sus datos como dirección (como amenaza).

Durante las últimas semanas, incluso han creado perfiles falsos para difamarla, señaló la víctima; con estos perfiles, la han llamado “madre violentadora” e incluso generaron una alerta contra ella por supuesto maltrato infantil.

La víctima aseguró que los mensajes son incluso «amables», mientras que vía telefónica el sujeto incluso la insultó

En estas publicaciones, incluso compartieron información personal de Karla, situación que ahora le preocupa por su seguridad y la de su hijo; y es que, a pesar de denunciar ante la policía cibernética, las respuestas y acciones han sido limitadas.

El abandono de Adrián ocurrió desde la gestación, la falta de apoyo financiero para los gastos médicos del niño y las amenazas persistentes han llevado a Karla a presentar denuncias ante autoridades en el Estado de México. Pero la respuesta de las autoridades ha sido poco empática, provocando que ella se sienta más insegura y preocupada por su hijo.

Esta no es la primera ocasión en la que Adrián abandona a sus hijos, enfatizó, incluso luego del abandono a su niño de 5 años, ya tuvo otra bebé y con ella ya son 6 infancias en el abandono. Lo único que Karla pide es que ella y su hijo estén seguros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *