Con nuestros lomitos y michis, las cosas deben cambiar en el Fraccionamiento Montecarlo

El miércoles 12 de junio se realizó una publicación en el grupo de Vecinos Montecarlo y Altabrisa en Facebook. Es innegable que actualmente esta y otras plataformas de la red son las más eficaces y utilizadas herramientas para dar a conocer sucesos que conciernen a las comunidades.

La publicación exponía la situación de un lomito que se encontraba en las siguientes condiciones descrita por quien la realizó: “Alguien que pueda ayudar a denunciar y rescatar a este perrito? Lo tienen todo el día amarrado come y hace sus necesidades en el mismo espacio…” y se adjuntaba la siguiente imagen, en la cual se observa al canito amarrado a la protección de la ventana. No se hicieron esperar comentarios, algunos de ellos son:

-“Es maltrato animal, falta de higiene. Y el perrito sufre en esas condiciones. Gracias por pasar, si urge que lo den en adopción si les estorba. Merece calidad de vida como todas las mascotas

-“Desde pequeño lo tienen así:( “

-“Hola! Estamos poniéndonos de acuerdo para ir a hablar con los “dueños” pero queremos ir más de 1 persona para que vean que es algo que mucha gente esta viendo y no esta de acuerdo, en plan pacífico y con el objetivo de concientizar NO pelear.”

-“Que paso con el perrito se logró algo hoy viene una lluvia muy fuerte por favor que avise alguien que esté por ahí hay que tomar cartas en el asunto vecinos”

Este lomito ha comenzado a movilizar a la comunidad de Montecarlo y Altabrisa, a personas de otras colonias aledañas e incluso más lejanas, que observan en este caso un ejemplo claro de la suerte de muchos animalitos que sufren una condición similar en casas donde no se cubren todas sus necesidades o se hace de manera muy limitada creyendo que con ello es suficiente.

El día siguiente un grupo de vecinos asistió al domicilio para dialogar con las personas que lo habitan, pero nadie respondió, por lo que se dejó una nota invitando a los propietarios a que si requerían apoyo para el cuidado de la perrita se los hicieran saber, ya que observaban que la extensión de su correa podría ponerla en riesgo.

¿Qué es el bienestar animal?

“Un animal experimenta un buen bienestar si está sano, cómodo, bien alimentado, en seguridad, y si no padece sensaciones desagradables como dolor, miedo o desasosiego y es capaz de expresar comportamientos importantes para su estado de bienestar físico y mental. Además de requerir cuidados veterinarios apropiados, prevenir enfermedades, refugio, manejo y nutrición, un entorno estimulante y seguro.”

Libertad¿Qué se mide? y ¿Qué se revisa?
Libres de pasar hambre o sedCondición corporal, presencia de recipientes con agua limpia disponible en el lugar de alojamiento.
Libres de sufrimiento e incomodidadCondiciones de alojamiento, animales atados y/o enjaulados, incomodidad térmica (frío/calor).
Libres de dolor, lesiones o enfermedadPresencia de lesiones y/o signos de enfermedad, carnet de medicina preventiva, atención médico veterinaria pertinente.
Libres para expresar una conducta normalAnimales aislados (en  jaulas, cuartos, azotea), atados, humanizados.
Libres de temor o estrésPresencia de signos de estrés como caminar en círculos, lamido, rascado obsesivo de superficies) y conductas aberrantes (coprofagia, alotrofagia (ingesta de objetos no nutritivos), agresividad entre congéneres.

Conocer acerca de Bienestar animal nos permite reconocer situaciones y condiciones en las que una mascota no se encuentra de manera óptima. Muchas veces las omisiones en su calidad de vida se generan por ignorancia o creencias equivocadas y arraigadas, no obstante, en otras ocasiones éstas se atribuyen a acciones deliberadas de quienes tienen bajo su custodia un animal, sin el deseo de proporcionarle todos los requerimientos necesarios o como un mero objeto que está a su servicio, olvidando por completo que se trata de un ser sintiente sujeto de derechos que debieran ser respetados.

Antiguamente muchas personas consideraban a los animales como seres inferiores, al servicio solamente de la humanidad, desprovistos de derechos y funcionando únicamente para satisfacer necesidades personales. Afortunadamente los tiempos están cambiando y es muy satisfactorio observar cómo la ciudadanía cada vez exige más y más que sean valoradas y respetadas la vida de los animales.

Vecinas y vecinos buscando un cambio

Este no es el primer caso en el que se ha buscado mejorar las condiciones de un ser sintiente. Incluso se tiene el conocimiento de varias personas tanto de Altabrisa como de Montecarlo que con recursos propios han llevado a cabo campañas de rescate, de salud, adopciones y de esterilización para michis y lomitos de la zona.

En esta ocasión los vecinos solamente buscan mejorar las condiciones en las que se encuentra la perrita de la cual se desconoce el nombre, pero muchos comienzan a llamarla Manchita, por eso han buscado tener un diálogo pacífico con los propietarios, les han ofrecido apoyo y sólo desean mejorar la vida del animalito.

La respuesta que se recibió en el grupo de parte del vecino donde vive la perrita es la siguiente que se observa en la imagen.

La pregunta que se abre aquí es si realmente una autoridad competente avaló una situación donde claramente los derechos del animal están vulnerados. Una de las principales circunstancias para evaluar la seguridad de un perro es que no se encuentre atado y menos con una cuerda tan corta y por supuesto no a un vehículo.

De ser así, ¿bajo qué argumentos servidores públicos del 911 pudieron avalar esto?

Los vecinos y vecinas permanecen a la espera de respuestas y buscan poder transformar las condiciones de las mascotas de la zona, pues lamentablemente no sólo “Manchita” vive en condiciones precarizadas, otros lomitos de la zona sufren en sus hogares, uno de ellos localizándose sobre la calle 23 muy cerca de la farmacia Bazar, el animalito no se encuentra atado, pero ahora que han comenzado las lluvias se observa agazapado buscando refugio de la inclemencia del tiempo en el quicio de su puerta, que no es suficiente para darle cobijo.

Así las cosas, estimados lectores lamentablemente hay mucho por hacer en nuestro entorno, pues es evidente que hay un amplio camino por delante para concientizar a la ciudadanía de que los animales sienten y sufren y que no nos pertenecen, no son meros objetos, no están para servirnos. La humanidad, está para protegerlos, no para abusar de ellos. ¿O viviendo en las condiciones precarizadas en las que se encuentran, nos sentiríamos plenos, felices?

ENLACES RELACIONADOS

10% de descuento a miembros del
Club del Ciudadano Informado
10% de descuento a miembros del
Club del Ciudadano Informado
10% de descuento a miembros del
Club del Ciudadano Informado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *