ArtículosGéneroSalud

Amigo, tú también ¡¡¡explórate!!!

  • El cáncer mamario masculino es poco frecuente, pero muy riesgoso por su tardía detección.

Existe en nuestra lengua una palabra tan pequeña como demoledora… y resulta difícil creer que seis sencillas letras sean capaces de trastocar la vida tanto de quien la escucha, a manera de diagnóstico, como de sus familias. Hay quienes le tienen tal aversión a ese vocablo, que incluso se abstienen de decirlo si no es para referirse al signo zodiacal; así de fuerte, así de atemorizador, así de impactante, y esa palabra es: CÁNCER.

Octubre es el mes de concienciación del cáncer de mama, una enfermedad que a muchos nos ha arrebatado a alguien querido, pero que también nos ha dejado historias maravillosas de valentía, fuerza y coraje de miles de personas que luchan día a día con espíritu inquebrantable y que cada vez con más frecuencia, por fortuna, se convierten en testimonio de supervivencia.

No es sólo cosa de mujeres

Contrario a lo que se puede pensar, este tipo de cáncer no es una enfermedad exclusiva de las mujeres, los hombres también poseen mamas y pueden presentar anormalidades en ellas, por lo que es imprescindible que se autoexploren y acudan al médico si notan cualquier alteración en el pecho, los pezones o las axilas.

La incidencia del cáncer de seno en varones resulta muy baja en comparación con la de las mujeres (alrededor del 1% del total de los diagnósticos); de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en el año 2019 el porcentaje fue de 0.42 por 100 mil hombres, lo que correspondió a 167 casos.

Sin embargo, en 2020, se registraron en México 58 defunciones de hombres por esta causa, lo que representa una tasa de mortalidad más elevada que la de las mujeres, debido a que la mayoría de los casos masculinos son detectados en estadios muy avanzados y a una edad mayor.   

Existen diversos factores que aumentan la probabilidad de desarrollar cáncer mamario masculino, tales como: Tener más de 50 años, obesidad o sobrepeso, antecedentes familiares de cáncer, afecciones en los testículos, radiaciones en el área del tórax, abuso del alcohol, enfermedades hepáticas, o usar fármacos que contienen estrógeno, como los empleados para tratar el cáncer de próstata.

Además, los hombres que nacen con mutaciones genéticas (específicamente de los genes BRCA1 o BRCA2) o con una copia extra del cromosoma X por el síndrome de Klinefelter, tienen más riesgo de padecer cáncer de mama. 

Lamentablemente, a la falta de detección temprana del cáncer de seno masculino, se suma el estigma de asociar esta enfermedad únicamente con las mujeres, lo que hace que a los hombres se les excluya de la realización de mamografías periódicas y de las campañas de prevención…

Por eso hoy, 19 de octubre, Día Internacional de Lucha contra el Cáncer de Mama, VIVE MÉRIDA quiere hacer una cordial invitación a cada uno de sus lectores varones: Amigo, tú también ¡¡¡explórate!!!

Y SI AL HACERLO, DETECTAS:

  • Una masa, endurecimiento o engrosamiento en la mama.
  • Hoyuelos, arrugas, descamación o algún otro cambio en la piel de la zona mamaria.
  • Enrojecimiento, hundimiento o secreción del pezón.
  • Abultamiento (con o sin dolor) en la axila.

¡ACUDE A TU MÉDICO DE INMEDIATO!

Fuentes: IMSS, NATIONAL CANCER INSTITUTE, FOOD AND DRUG ADMINISTRATION, MAYO CLINIC, FUNDACIÓN CARLOS SLIM.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *