ArtículosGénero

Aborto sí, aborto no. Eso lo decido yo

  • 28 de septiembre. Día de Acción Global por un Aborto Legal, Seguro y Accesible.

Las calles del centro de nuestra ciudad albergaron cientos de voces femeninas que a coro expusieron de manera fuerte y clara la necesidad de despenalizar el aborto y de permitirles ser a ellas, a las mujeres, quienes tuvieran la total y plena facultad de decidir si llevar a cabo, o no, la suspensión de su embarazo.

Alrededor del mundo, muchas mujeres se ven en la necesidad de no continuar con un embarazo; las razones son diversas, algunas incluso, ni siquiera tan difundidas, lo que es una realidad es que las condiciones en las que se puede llevar a cabo un aborto puede ser la diferencia entre la vida y la muerte de quien recurre a ello.

Solicitar la despenalización y legalización del aborto más allá de «promover el aborto per se «, como puede llegar a desvirtuarse, es garantizar que aquellas personas que opten por esta decisión no serán criminalizadas por la ley. El tremendo estigma que puede atraerle a una mujer el realizarse un aborto, la imposibilidad de acceder a un servicio de salud de calidad y la carencia de servicios de continuidad una vez realizado el procedimiento, orillan a miles de mujeres a realizarse abortos clandestinos o en condiciones riesgosas, negándoles el poder ejercer uno de sus derechos reproductivos y a decidir sobre su planeación familiar.

En espera para iniciar la marcha / Foto: GoBo

“La CNDH considera que esta situación vulnera los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, así como los relativos a la igualdad y a la no discriminación, a la autodeterminación, a la vida, a no ser sometidas a torturas, a la libertad y seguridad personales, a no ser objeto de injerencias arbitrarias en la vida y en la familia, así como a la libertad de pensamiento, conciencia y religión, por lo que exhorta a todas las entidades del país a que, en el marco de sus competencias, garanticen el aborto legal, seguro y gratuito como parte de los derechos humanos de las mujeres, para que tengan acceso a una ciudadanía plena y una vida digna. El derecho a decidir otorga dignidad a las mujeres –base de los derechos humanos– y, por lo tanto, el Estado debe garantizar estos derechos sexuales y reproductivos, como educación sexual, acceso al aborto electivo realizado por profesionales y, en el marco legal, a la anticoncepción, a los tratamientos de fertilidad y a la protección legal contra abortos forzados.”

CNDH

La autodeterminación permite a las personas ejercer con libertad y con un mayor rango de responsabilidad el curso de su vida. Las acciones que fomenten toda ejecución de autonomía nos permitirán tener una sociedad con mujeres capaces de decidir y planificar su maternidad y por ende infancias deseadas y cuidadas.

Las voces que escuchamos este miércoles 28 de septiembre nos piden a la sociedad en general, a los gobernantes y los líderes de fe, que sean las mujeres, quienes puedan tener el legítimo derecho a decidir la maternidad.

Una maternidad que no debe ser obligada y mucho menos por medio de la persecución penal. Nos piden a gritos que extendamos las garantías del estado a su libertad de decidir, a ofrecerles el acceso a un aborto legal y seguro como un derecho fundamental de salud, a no negarles el derecho a decidir.

ENLACES RELACIONADOS

Un comentario en «Aborto sí, aborto no. Eso lo decido yo»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *