Vandalismo sobre servicios públicos, empiezan a ser constantes en Mérida.

Una amiga hace tiempo me dijo algo que siempre me vuelve a la mente cuando veo que se dañan los servicios públicos. Veníamos sobre una avenida muy grande y los letreros que indican la dirección hacia los lugares estaban intervenidos con grafiti, y me dijo entonces: “sabes que es lo peor, no que los pinten o los destruyan y que los conductores, no podamos identificar una salida o desviación, sino que los que arruinaron los letreros nos fastidien sin conocerlos, y se sientan felices por hacerlo.”

En las últimas semanas se han registrado actos vandálicos sobre el servicios de transporte público en Mérida; por un lado se han dañado los puertos de USB de los Va y Ven, y por otro hay quien se ha intentado apropiar de las bicicletas del Programa En Bici o las han empezado a desarmar dañando su funcionamiento.

La destrucción de los servicios públicos no es una acción que se recomiende, ni que sea deseable en una sociedad democrática y funcional. Los servicios públicos son vitales para el bienestar de los ciudadanos y desempeñan un papel fundamental en el desarrollo y funcionamiento de una comunidad. Sin embargo, hay algunas razones que podrían llevar a algunos ciudadanos a sentir frustración o descontento hacia los servicios públicos y dañarlos en consecuencia, tales como:

  1. Corrupción: Si los ciudadanos perciben que los funcionarios encargados de administrar los servicios públicos están involucrados en actos de corrupción, como el desvío de fondos, el soborno o el nepotismo, esto puede generar un fuerte sentimiento de indignación y desconfianza. En situaciones extremas, algunas personas pueden sentir que la destrucción es una forma de protesta o represalia.
  2. Ineficiencia: Si los servicios públicos no cumplen con su propósito o no brindan un nivel adecuado de calidad y eficiencia, los ciudadanos pueden experimentar frustración. Problemas como la falta de mantenimiento de infraestructuras, demoras en la prestación de servicios o burocracia excesiva pueden generar un descontento generalizado.
  3. Desigualdad: Si los servicios públicos no se distribuyen equitativamente y algunas comunidades o grupos de ciudadanos se ven excluidos o marginados de su acceso, esto puede generar sentimientos de injusticia y desigualdad. En situaciones extremas, algunas personas pueden manifestar su descontento mediante acciones destructivas.
  4. Falta de participación ciudadana: Cuando los ciudadanos sienten que no tienen voz ni capacidad de influir en la toma de decisiones que afectan a los servicios públicos, pueden experimentar una sensación de impotencia. Esto puede generar un ambiente propicio para el descontento y la frustración.

Es importante tener en cuenta que estas razones no justifican la destrucción de los servicios públicos, ya que ello afecta negativamente a toda la sociedad y puede provocar un deterioro generalizado de las condiciones de vida. En lugar de destruir, es preferible canalizar la energía hacia acciones constructivas como la participación ciudadana, la exigencia de rendición de cuentas, la promoción de la transparencia y la búsqueda de soluciones pacíficas para mejorar los servicios públicos.

El Congreso Local determinó que quienes dañen el transporte público determinó las multas y penas para quienes así lo hagan: de seis a 6 años de prisión y una multa de cien a quinientas veces la Unidad de Medida y Actualización (UMA) ($103.74, valor 2023), pena y monto en función del daño causado.

Finalmente en una mirada más positiva al tema, círculo en redes sociales, la foto de un muchacho que tomó una de las bicis del Programa en bici, y la usó para llevar pedidos de comida solicitados en plataformas. Los servicios públicos son de todos, y nos pueden hacer la vida más llevadera, es por ello que hay que preservarlos.


Lorena González Boscó, comunicóloga, internacionalista, profesora universitaria, constructora de ciudadanía, periodista, amante de los perros y amiga de los gatos. “Siempre he creído que más vale gente comprometida que capaz, porque la comprometida se hace capaz, pero la capaz no necesariamente comprometida.”

ENTRADAS RELACIONADAS

10% de descuentos en servicios
a miembros del
Club del Ciudadano Informado
Pase doble a los cursos
a miembros del
Club del Ciudadano Informado

50% de descuento en la primera cita
a miembros del
Club del Ciudadano Informado
Un comentario en «Vandalismo sobre servicios públicos, empiezan a ser constantes en Mérida.»
  1. Increíble que al mexicano le dan servicios. Y los destruyen. Por eso somos 3er mundo 🌍 les gusta los camiones de la alianza, o minis. Entre más fregados, más felicidades es el mexicano. Increíble!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *