¡Vamos acompañarnos para mejorar Mérida!

En la entrega anterior les contaba que llegar desde mi país Venezuela a Mérida y poder identificar hilos que conectan a las ciudades que conviven con el Mar Caribe ha sido maravilloso, pero, ¿Qué más  encontré en Mérida? Encontré que es una ciudad en desarrollo  con mucho por hacer para con sus habitantes.   Estimo que para algunos, la vida en la capital yucateca es muy dura, pero turísticamente hablando, seguro coincidimos en que es pura magia y encanto que enamora. 

¿Por qué expreso que la vida es muy dura para algunos en Mérida? Fue una noche, que pude observar el fuerte contraste entre los servicios turísticos y lo que está tras bastidores, el mundo de los no turistas.   Al salir  del trabajo,  solía pasar por La Gran Plaza, me encanta ese lugar,  aún con calor es fresco y agradable, allí el tiempo se detiene, los niños juegan y los adultos andan sin afán.

Esa noche había llovido pero se calmó a tiempo para que se presentase  el show pautado;  Cantos, colores, luces, baile.  Las personas sonreían, tomaban fotos, algunos compraban artesanías, las flores brotaban de los vestidos sin distinción de edad entre los grupos de mujeres y las guayaberas junto a las playeras estampadas con aplicaciones mexicanas marcaban la moda veraniega masculina. 

A las 10:00 p.m.,  seguí mi camino por la calle 60 hasta llegar a la calle 67 donde se tomaba el camión para mi destino.  Espacios a oscuras, charcos, inundaciones, una experiencia muy distinta a la alegría y las luces que había dejado atrás. 

Muchos caminaban con paso apurado, con sus morrales a cuesta, el sudor a gotas y los uniformes ya manchados, sin glamur ni vestidos floreados, las mujeres iban con su uniforme manga larga,  pantalones negros, sandalias de goma Made in China y que evidentemente no usaron para trabajar;  especulo que, ese calzado más suave y bajo, les ayudaba a calmar el dolor en los pies, también era notoria la presencia de  indigentes, protegiéndose con bolsas de basura. 

En el paradero había personas de todas las edades, tenían rato esperando,  no llegaba el transporte, empezaron a comentar que había otro terminal que si tenía camiones trabajando y así, varios iban peregrinando esperando su turno para ir a casa. 

¡Qué contraste! ¿Cuántas de esas personas serían el mesero sonriente,  la señora de mantenimiento, la cajera del restaurante?  Estos trabajadores que tienen el deber de brindar un buen servicio al cliente pero a ellos ¿Quién se les brinda un buen servicio?.  No hay reciprocidad social, pensé. Ciertamente hay rutas de transporte nocturnas, una vez traté de tomar una a las 2:00 a.m. y no aceptaba efectivo sino tarjeta, yo no la tenía cargada porque no usaba con frecuencia ese servicio y menos a esa hora, tuve que seguir caminando.   Llegué bien.  La verdad, algo que si tiene la ciudad de Mérida es la seguridad. 

Este es apenas un ejemplo, en mi caso han  sido muchas las dificultades  que he debido vencer como habitante y no como turista.  Los servicios como lavanderías, panaderías,  parecieran estar más a la disposición del turista.  Siendo que no me gusta sentenciar sólo por mi percepción, lo comenté con un par de personas más y su sentir fue el mismo ¿Y tú que me lees, te has sentido así? ¿Has vivido una experiencia diferente y más gratificante? Me encantaría leerte.

No se trata de criticar a la ciudad, seguro muchos me leerán y no estarán de acuerdo y eso está bien, aún así invito a no desechar mi sentir: ¿Por qué un buen lugar no puede llegar a ser aún mejor tomando en cuenta todas las vivencias?, no vive igual en la ciudad quién posee vehículo con aire acondicionado que quién debe tomar un camión destartalado o esperarlo bajo la lluvia para ir a casa luego de trabajar al otro extremo de la geografía meridana.

Lo expuesto aquí,  no es ni la mitad de lo que ustedes puedan estar viviendo a niveles sociales (colonia, fraccionamiento) o individuales (trabajadores , amas de casa, estudiantes).

¿Deseas contar tu experiencia o que mejore alguna situación en particular en tu colonia, empleo o ruta de transporte? ¿Ejerces o conoces acciones concretas en materia social, laboral, cultural o ecológica que sientes han mejorado la calidad de vida de tu fraccionamiento  o con tus vecinos y vale la pena dar a conocer?.  Escríbenos para contar tu historia. ¡Vamos a motivarnos y acompañarnos los unos a los otros!.

Mayerling Vera Merlo. Graduada en publicidad y mercadeo. Más de trece años como activista en materia de seguridad vial y DDHH. Reportera ciudadana – con experiencia en medios alternativos comunitarios de Venezuela. Escritora creativa. Amante y defensora de este hogar llamado planeta tierra.

ENLACES RELACIONADOS