No sé si tú, en algún momento de tu camino, hayas sentido que el mismo Universo nos pone en jaque ante la disyuntiva del “Haz que Suceda…” y el “Deja que Fluya…”, porque yo sí.

Más de una ocasión me he cuestionado que, quizá cuando dejé que todo fluyera era momento de ponerme en friega para hacer que sucediera y, por el contrario, muchas veces cuando creí que era momento de hacer que sucediera y presioné, probablemente solo tenía que confiar y dejar que fluyera.

El tiempo es un cobarde que se la pasa corriendo y, aun así, todos somos víctimas del tiempo, pero irónicamente, solo él es quien en su momento nos dirá si nuestras decisiones fueron correctas o no.

Lo que sí te puedo asegurar es que por muy mal que te vaya al tomar una decisión equivocada, te irá peor si no tomas ninguna, porque si solo eres un borrego que sigue a la manada, si eres de esos que deja que otros escojan su camino, tarde o temprano terminarás en el matadero… Y por tu propio pie.

Esta reflexión existencial, traducida al momento político electoral que vivimos, el cual es crucial para nuestro futuro inmediato, toma otras dimensiones. Hace poco más de 5 años muchos votaron por un cambio, que al final resultó un retroceso. Y en esta ocasión tampoco la tenemos fácil.

La política es el dulce arte de hacerse todos pendejos y, su lenguaje, está diseñado para que la mentira parezca verdad y la mierda luzca como un delicioso bocado. El pasado debate fue muestra de ello. Hay muchas lecturas y opiniones sobre lo que se dijo y no se dijo, lo que afirma una vez más que no existen verdades, solo versiones.

Sinceramente, dudo mucho que este primer raund haya logrado que algún votante cambiara de opinión. Yo en lo personal, prefiero apostarle a una Democracia Imperfecta, que regresar a una Dictadura Perfecta.

La indiferencia es una manifestación más de la corrupción, tenemos que involucrarnos, informarnos, analizar, discernir y elegir, aunque nos equivoquemos, aunque nos vuelvan a engañar, pero tenemos que darle fuerza a nuestro voto y tomar nosotros las riendas del destino de nuestro municipio, de nuestro estado y de nuestro país, porque todo depende de todo, todos dependemos de todos y todo depende de nosotros.

@jmpumarino

José María Pumarino, escritor, cineasta. Leyendo aprendí a perderme, escribiendo a encontrarme.

ENLACES RELACIONADOS

10% de descuento a miembros del Club del Ciudadano Informado

10% descuento general y 15% en mesas de postres a miembros del Club del Ciudadano Informado

5% de descuento en libros y juegos de mesa 10% de descuento en membresías a miembros del Club del Ciudadano Informado