Aprender a vivir con diabetes, la diferencia entre la vida y la muerte: AMDS

4 de agosto de 2022

Checarse los niveles de azúcar una vez al año, permite un diagnóstico oportuno de la diabetes y la posibilidad de aprender a vivir con ella.

Todos tenemos al menos un conocido que padece de diabetes, comúnmente conocida como la enfermedad de azúcar en la sangre, pero, ¿sabes si la padeces?, actualmente se han detectado en Yucatán cuatro mil casos de diabetes mellitus tipo 2 y solo ocho casos del tipo 1, aunque esta es una enfermedad crónica, tenerla no es el fin del mundo, ya que se puede aprender a vivir con ella, pero se tendrá que cambiar varios hábitos, principalmente los relacionados con la ingesta de los alimentos, y con ello mantenerla a raya.

María Jesús Pérez Rochel, coordinadora de la Asociación Mexicana de Diabetes en el Sureste A.C., (AMDS) explicó que, los yucatecos aún no saben distinguir entre la diabetes tipo 1 y la tipo 2, ya que mientras una es biológica la otra es adquirida, comentó que aunque en el estado hay un desabasto de insulina desde la llegada de la pandemia, el poder cuidarse es fácil si se sabe llevar la el padecimiento de forma amigable, así mismo, la especialista disperso dudas sobre los mitos de los azúcares y por qué en la entidad se tiende más a tener la enfermedad.

María Jesús Pérez Rochel / Foto Cindy Suárez

La experta indicó que, enseñar a una persona a vivir con la enfermedad de una manera correcta y que tengan los cuidados necesarios evita que quienes la padecen puedan agudizar el padecimiento y propiciar la aparición de complicaciones, tales como pie diabético o insuficiencia renal que van complicando el curso de la enfermedad y la vida del paciente.

“Nuestro objetivo es enseñarle al paciente el autocuidado de la diabetes desde el primer diagnóstico, muchas veces no solo tienen esta enfermedades, sino muchos otros padecimientos, colesterol alto, triglicéridos, hipertensión entre otros, por lo que hacemos que entiendan que es condición de vida y cómo debe cuidarse una persona que vive con diabetes, ya que en muchas ocasiones vienen con diez años con evolución en el padecimiento y se pudo haber evitado desde el primer diagnóstico y enseñándoles a llevar una vida con la enfermedad”

La coordinadora señaló que, muchas personas no saben que tienen diabetes, por lo que tienen que estar pendientes de las señales que emite el cuerpo, que son signos de alarma e indican que los niveles de azúcar no son los adecuados.

“cuatro de cada siete personas que tienen diabetes no lo saben, hay síntomas o signos que la gente normaliza por lo que no se dan cuenta que tienen la enfermedad, como lo son, las personas que van mucho al baño a orinar, como, por ejemplo, me levanto tres veces en la madrugada para hacer y lo voy normalizando, tomar mucha agua y no sentir saciedad en la necesidad, también los dolores de cabeza constantes, tener hambre, aunque ya haya comido hace poco” explicó.

Proceso de duelo

De igual manera explicó que, quienes padecen diabetes tipo dos pasan por un proceso de duelo, ya que no es fácil aceptar que se tiene la enfermedad, y en el proceso de la asimilación es diferente para cada persona.

“Hay personas que les diagnostican y enseguida se empiezan a cuidar y hay quienes tienen años con ella, y no se atienden hasta que se les presenta una crisis y entonces cuando se empiezan con los cuidados o se acercan a nosotros. Sin embargo, los que la padecen, no le importan su condición y continúan con una vida de excesos, tarde o temprano el cuerpo pasa la factura” dijo.

Insulinodependientes

Con respecto a los insulinodependientes, la coordinadora de la asociación indicó que, si es costoso el medicamento, ya que una persona que no tiene seguro médico llega a gastar entre 800 y dos mil pesos al mes, asimismo comentó que con la llegada del Covid se presentó un desabasto del medicamento en las instituciones e incluso en las farmacias, por lo que conseguir el medicamento era muy difícil.

“tener diabetes es costoso, no solo por el medicamento, sino también por el glucómetro, las jeringas, las plumas, las lancetas entre otros aditamentos para medir el azúcar, y la gente también tiene que entender que no es que no puedan comer azúcar pues todo lo que comemos tiene azúcar, desde las tortillas hasta la fruta, pero las cantidades son esenciales, no quiere decir que si van a una fiesta no puedas comerte una rebanada de pastel, lo malo es cuando abusan de esto, tienen que llevar una vida saludable, hacer ejercicio, comer sano y evitar los azucares añadidos” detalló.

Insulina y jeringas / Foto Cindy Sosa

Eso sí, comentó que no todos los diabéticos tipo dos necesitan el medicamento, ya que la mayoría lleva un tratamiento el cual les es suministrado por su médico, al contrario de los de tipo 1, en los cuales es necesaria.

“Debido a los malos hábitos de alimentación, el sedentarismo, y demás factores, los niños y adolescentes no solo están propensos al sobrepeso y la obesidad, si no a males como la diabetes, la diabetes mellitus tipo 2 se puede prevenir, y aunque desde jóvenes e incluso niños pueden tener la tipo 1 es importante que ambas se detecten a tiempo” finalizó.

Si bien muchas personas pueden vivir décadas con diabetes sin sufrir alguna complicación aún sin cuidarse, eso es cuestión de suerte, ya que, perder un miembro del cuerpo, perder la vista, sufrir estragos en el riñón y ser dializado, caer en coma diabético o morir, son las consecuencias de no seguir las recomendaciones de los especialistas, si de por sí, es importante hacerse un chequeo al menos dos veces al año, si aún no lo has hecho, vale la pena asegurarnos de no tener enfermedades silenciosas como son la diabetes, hipertensión, triglicéridos y enfermedades cardiovasculares, ya que como lo comentó la especialista, prevenir es la clave de la salud.